Los bancos europeos están tratando de descubrir si están entre las entidades extranjeras sujetas al impuesto propuesto por Estados Unidos que pretende recuperar las pérdidas de los contribuyentes por el rescate del Gobierno para salvar a la economía. Los analistas señalaron que entre los candidatos europeos que podrían estar sujetos al impuesto están los británicos Barclays, HSBC Holdings y Royal Bank of Scotland Group, todos con gran actividad en Estados Unidos, así como los alemanes Deutsche Bank y Commerzbank o los suizos Credit Suisse Group y UBS.