Urbas-Guadahermosa obtuvo en 2006 un beneficio neto de 6,69 millones de euros, el 71,8% más que el año anterior, una vez culminada la fusión de ambas compañías. Juan Antonio Ibáñez, consejero delegado de la compañía, ha asegurado que estas cifras "reflejan fielmente la dimensión actual de la empresa" y le permiten encarar la expansión internacional y la entrada en el sector de las energías renovables.