Unos 40.000 trabajadores se manifiestan hoy en Bruselas para reclamar "una Europa social", en la segunda de las concentraciones europeas convocadas por la CES (Confederación Europea de Sindicatos), que toma el relevo de la celebrada en Madrid. Ayer, unas 150.000 se manifestaron en la capital española para pedir que "se ponga freno a la destrucción de empleo y que se garantice la protección social para la gente perjudicada por la crisis", según dijo hoy el secretario general de la CES, John Monks, en rueda de prensa.