Unos 180 trabajadores de Spanair se concentran ante la sede de la aerolínea en Palma de Mallorca en la segunda jornada de huelga indefinida, permaneciendo vestidos con camisetas con rótulos alusivos al conflicto laboral y portando tambores que hacen sonar cada vez que entran en el recinto trabajadores del área de Servicios Generales o directivos de la empresa.