Las preocupaciones en torno a la economía y las finanzas personales están haciendo que los trabajadores se replanteen sus planes de vacaciones, según una encuesta reciente realizada por CareerBuilder. El 36% de los trabajadores empleados en Europa han indicado que no tienen previsto cogerse vacaciones en 2009, una conclusión similar a la que se ha dado en otra encuesta realizada a trabajadores de EE.UU. Entre los que no tienen previsto coger vacaciones, el 41% de los trabajadores europeos afirmó que, sencillamente, no pueden permitírselo, mientras que al 10% le preocupa estar días fuera de la oficina en un momento económico en el que hay muchos puestos de trabajo que se han perdido.