La caja resultado de la fusión de Caixa Sabadell, Terrassa y Manlleu no descarta ninguna opción con tal de dejar el recurso al FROB al final de su lista.

Unnim está estudiando todas las opciones para su capitalización sin establecer limitaciones de entrada, con tal de mantener como objetivos irrenunciables la proximidad con el cliente y la obra social.

La caja prioriza unirse a otra caja o grupo de cajas para conformar un banco común, pero también contempla buscar un socio de referencia para constituir un banco propio e incluso salir al mercado bursátil. El director general de la entidad, Jordi Mestre, asegura que "todo pasa por un banco; a finales de 2011 no habrá cajas, sino bancos de cajas".

Unnim está tratando de evitar a toda costa recurrir al FROB para conseguir los objetivos de solvencia exigidos por el Gobierno.