La crisis de confianza que aqueja al otrora baluarte del mercado General Electric Co. (GE) se intensificó ayer cuando los inversionistas siguieron desprendiéndose de las acciones y los bonos del conglomerado en medio de los temores de que su negocio financiero sufra pérdidas mayores a las previstas y su calificación de crédito sea reducida. La acción de GE cayó 4,6% para cerrar en 6,69 dólares en una jornada en la que el Promedio Industrial Dow Jones subió 2,2%. Los títulos de GE han perdido más de 26% en los últimos cuatro días y 59% en lo que va del año. Los precios de los bonos de GE que no están respaldados por el gobierno también declinaron. En el mercado de derivados de crédito, el costo de un seguro contra la cesación de pagos del brazo financiero de GE costaba casi tanto como la protección sobre los bonos de la atribulada aseguradora American International Group (AIG), que ha recibido varios rescates gubernamentales, según datos de CMA DataVision.