El coste de un empeoramiento de la crisis económica para los bancos y cajas de ahorros españolas alcanzaría los 22.000 millones de euros, de los que 5.000 millones corresponderían a los bancos comerciales y los 17.000 millones restantes a las cajas, según los pronósticos del Fondo Monetario Internacional (FMI).