El banco suizo UBS, una de las principales víctimas de la crisis financiera, confirmó hoy que su división de renta fija, divisas y materias primas (FICC por sus siglas en inglés) obtuvo ingresos "ligeramente inferiores" a 2.300 millones de dólares (1.705 millones de euros) en el primer trimestre de 2010, lo que supone un giro radical en la evolución del negocio de la entidad helvética. UBS, que presentará sus cuentas del primer trimestre el próximo 4 de mayo, salió así al paso de las informaciones aparecidas en la prensa y advirtió de que esta cifra puede aún sufrir cambios debido a ajustes en el valor de los activos, puesto que el trimestre todavía no se ha cerrado.