El grupo turístico alemán TUI registró en su primer trimestre fiscal unas pérdidas de 165 millones de euros, lo que supone un recorte del 11,7% con respecto del mismo periodo del ejercicio anterior, lo que le llevó a mantener sus previsiones para el ejercicio completo.