El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, considera que los movimientos brutales de los tipos de cambio no son saludables para la economía global y añade que Estados Unidos había dicho que le interesaba la fortaleza del dólar. Trichet dijo en una entrevista a la televisión en India que los bancos centrales debían asegurar en primer término una política monetaria creíble y una estabilidad de precios de modo que pueda hacer frente a otros asuntos de política monetaria.