El crecimiento económico mundial sigue siendo 'robusto' pero persisten los riesgos inflacionarios, mientras los mercados absorben el impacto de la crisis 'subprime' en Estados Unidos y sube el precio de los alimentos. El presidente del Banco Central Europeo(BCE), Jean Claude Trichet, aseguró tras el encuentro que reunió a representantes de los bancos centrales del G10 -los diez países más industrializados del mundo- que "la alimentación es un problema muy grande" que incrementa las presiones inflaciones.
El presidente del Banco Central Europeo(BCE), Jean Claude Trichet, aseguró como portavoz del Grupo de los 10(G10), que se reúne en Basilea Suiza, que "la alimentación es un problema muy grande' que incrementa las presiones inflacionistas, junto a los elevados costes de la energía, las correcciones en los mercados de renta variable y los riesgos de políticas comerciales proteccionistas" Trichet afirmó, tras la reunión bimestral del G10 en la sede del Banco de Pagos Internacionales, que 'a nivel mundial, tenemos la confirmación de que el crecimiento continúa a un ritmo más bien robusto, aunque hay una leve desaceleración'. La crisis de los créditos hipotecarios de riesgo ('subprime'), que golpeó a los países industrializados, no afectó a los países emergentes, añadió Trichet. 'Los países emergentes no están afectados (...), tienen un crecimiento muy impresionante. No hay indicación de una influencia (sobre los países emergentes) de la corrección de los mercados', agregó. Trichet señaló no obstante los riesgos de inflación que se ciernen sobre la economía mundial. 'Los riesgos (de inflación) están presentes', subrayó, y agregó que los precios de las materias primas, como el petróleo y los productos alimenticios, 'representan un riesgo'.