El regulador financiero suizo FINMA violó el secreto bancario el pasado año cuando ordenó a la entidad UBS proporcionar a las autoridades estadounidenses la información de cerca de 300 clientes en el marco del acuerdo alcanzado para poner fin al litigio con el fisco de EEUU, según el veredicto del Tribunal Federal Andmistrativo del país. El pasado 18 de febrero, FINMA decidió permitir que UBS enviara estos datos al fisco estadounidense, debilitando las estrictas reglas del secreto bancario del país y en un intento de poner fin a un conflicto que dañó mucho la reputación del banco más grande del país y motivó millonarias retiradas de depósitos.