Trabajadores de la factoría en Alcalá de Henares (Madrid) de Electrolux se manifestaron hoy ante el Ministerio de Industria contra la incertidumbre de su futuro y sobre las inversiones previstas en la planta por parte de la dirección. Los manifestantes explicaron que en la última reunión mantenida con Electrolux "la empresa ha vuelto a retrasar hasta finales de año el informar de sus planes a los sindicatos ya que esta planta está todavía en fase investigación". La planta de Alcalá ocupa a 450 trabajadores directos y más de 250 indirectos en una comarca especialmente azotada por el desmantelamiento industrial.