El número de trabajadores afectados por expedientes de regulación de empleo (ERE) se multiplicó por 9 en los nueve primeros meses del año, mientras que los expedientes autorizados por las autoridades laborales fueron casi cinco veces más que los de igual periodo de 2008, según los últimos datos del Ministerio de Trabajo e Inmigración.