Toyota Motor Corp. dijo el jueves que mantendrá su previsión de beneficios para el ejercicio fiscal que se cerró el 31 de marzo. El comentario ha surgido después de que Nikkei informara en su edición matinal del jueves que una revisión legal que exime del pago de impuestos sobre dividendos desembolsados por filiales extranjeras podría impulsar los resultados de las grandes empresas japonesas de forma imprevista en su resultado del año 2008. Esto supondría un aporte de 600.000 millones de yenes para Toyota, de acuerdo con el diario. Toyota dijo en una nota de prensa que esta revisión "no tendrá un impacto significativo" en la previsión de beneficios, pero no dio más detalles al respecto. En febrero, el grupo automovilístico previó una pérdida neta de 350.000 millones de yenes para el año fiscal.