La unidad financiera del fabricante japonés Toyota Motor ha pedido un préstamo de 200.000 millones de yenes (2.050 millones de dólares) al Banco Internacional de Cooperación de Japón (JBIC), asegura hoy la agencia local Kyodo. El préstamo habría sido solicitado a través de Toyota Financial Services, la unidad financiera de Toyota, con el objetivo de ayudar a financiar sus operaciones en Estados Unidos. Es la primera vez que una división financiera de un fabricante del motor japonés recurre al nuevo instrumento de créditos de emergencia establecido por el JBIC para ayudar a las empresas niponas a superar sus problemas de financiación en la actual crisis.