El conglomerado industrial germano Thyssenkrupp planea reducir su plantilla en más de 20.000 personas durante el próximo ejercicio fiscal después de confirmar que al cierre de su ejercicio 2008/09 registró pérdidas de 1.873 millones de euros, en contraste con el beneficio de 2.276 millones del ejercicio precedente.
El grupo alemán encadenó así cuatro trimestres consecutivos en 'números rojos' tras sufrir un retroceso del 34,8% en el volumen de pedidos, hasta 35.970 millones de euros, mientras que la cifra de negocio bajó un 24%, hasta 40.563 millones de euros.