ThyssenKrupp ha registrado un beneficio anual antes de impuestos de 3.330 millones de euros, frente a los 2.620 millones anteriores. La previsión media de los analistas consultados era de un beneficio neto de 3.470 millones. La siderúrgica alemana obtuvo unas ventas anuales de 51.700 millones de euros, en línea con la previsión de 51.750 millones. De cara al futuro, ThyssenKrupp espera un beneficio antes de impuestos de 2008 de más de 3.000 millones de euros con unas ventas de unos 53.000 millones.