El grupo turístico británico Thomas Cook consiguió reducir en un 27% la pérdida neta en su primer semestre fiscal --de octubre 2007 a marzo 2008-- hasta 193,6 millones de euros, a pesar de la situación económica adversa con una caída de la libra frente al euro y de la subida del precio del crudo, que ha azotado la mayoría de los resultados económicos de las empresas del sector. Thomas Cook mejoró sus resultados en todas las divisiones, con una reducción de la pérdida neta en todos los segmentos. Con resultado positivo sólo aparecen sus actividades en el Norte de Europa y América del Norte, con subidas del 22,5% y del 31,3%, respectivamente.