El grupo privado de televisión francés TF1 anunció hoy un aumento del 18,8% de sus beneficios en el primer trimestre del año, hasta 88,5 millones de euros, al tiempo que informó del relevo de su veterano director general, Patrick Le Lay por Nonce Paolini.
A punto de cumplir 65 años, Le Lay deja su puesto que ha ocupado desde la privatización de la cadena hace 20 años, en los que le ha situado en el primer puesto de audiencia en Francia. Le Lay seguirá ocupando la presidencia de TF1, pero será un puesto honorífico, ya que las principales atribuciones ejecutivas serán asumidas por Paolini, de 58 años, que procede del grupo Bouygues, propietario de la cadena. Su brazo derecho será Laurent Solly, de 36 años, que en los últimos meses trabajó en el equipo de campaña electoral del ahora presidente de Francia, Nicolas Sarkozy. El relevo en la cabeza de TF1 fue lanzado hace unos meses por el empresario Martin Bouygues, amigo personal de Sarkozy. En paralelo, la cadena presentó hoy sus resultados trimestrales en los que destaca el incremento del 18,8% de los beneficios. Este dato responde "al efecto conjugado del aumento del volumen de negocios de la publicidad y del descenso de un 2,5% del gasto de la parrilla" televisiva, que se quedó en 227,3 millones. La facturación creció un 7,3% en el periodo, hasta alcanzar los 702,3 millones de euros, con mejoras en los ingresos publicitarios del 6,1% hasta los 457 millones.