La cadena minorista británica Tesco tiene previsto incluir sucursales bancarias para vender sus productos financieros en 30 de sus establecimientos antes de que finalice 2009, tras hacer una prueba en Glasgow. El portavoz de la compañía Jonathan Church dijo que las tres primeras sucursales se abrirán en Brislington, Blackpool y Coventry en abril, y empezarán a ofrecer los productos financieros de Tesco, que incluyen tarjetas de crédito, préstamos, cuentas de ahorro y seguros. Finalmente, la compañía prevé ofrecer un servicio de cuenta corriente, probablemente en los próximos dos años, y aunque la compañía está interesada en ofrecer hipotecas, eso será a más largo plazo. La idea de expandir su oferta financiera se produce después de que el grupo británico comprara el 50% de una joint venture financiera que poseía Royal Bank of Scotland Group PLC (RBS), por 950 millones de libras esterlinas.