La renta variable española afronta la última sesión de la semana con cautela. El Ibex 35 suma inmoderado 0,2 por ciento y se coloca en los 14.757 puntos apoyado por el rebote de Telefónica y de Ferrovial. Los inversores, que han visto cómo el BCE volvía a aplazar sine die una subida de tipos, miran de reojo hacia EE.UU, ante el importante dato de empleo del mes de septiembre que se va a dar a conocer. Todas las plazas europeas comienzan en positivo, en un día con el cambio euro-dólar en las 1,4124 unidades.
Por cuarto día consecutivo el Ibex 35 se mantiene oscilando entre los 14.700 y los 14.800. El compás de espera se impone y se consolidan niveles antes de asaltar nuevas cotas y de conocer referencias importantes, como la del dato de paro estadounidense de esta tarde. Entre tanto, el rebote de Telefónica tras varias jornadas de capa caída sujetan al Ibex 35 en el terreno de las alzas. La operadora suma un 1 por ciento, tras recibir un espaldarazo por parte de JP Morgan, que le ha mejorado su precio objetivo desde los 19,9 a los 22,1 euros, con una recomendación de sobreponderar. Eso sí, los mayores repuntes del selectivo del contínuo son para Ferrovial, arriba un 2,28 por ciento. En positivo se coloca el banco Santander, al avanzar un 0,2 por ciento, en un día decisivo en la oferta del consorcio del que forma parte en la OPA sobre ABN Amro, ya que a las 15:00 horas termina el plazo de aceptación de la misma. El mercado da por hecho que Barclays aceptará formalmente este viernes su derrota . Royal Bank of Scotland, Fortis y Banco Santander ofrecen 71.100 millones de euros (38,40 euros/acción en julio), con un 93 por ciento en efectivo. Su principal competidor, al BBVA, tras dejar claro que tiene una exposición nula a activos suprime, suma un 0,13 por ciento.