La operadora se convierte en la delicatessen del mercado español. Para algunos, la única acción en la se podría ‘picar’ algo actualmente. Eso sí, no se atraganten. De momento, el valor ofrece posibilidades para la especulación.

El Ibex 35, cual camarero, nos presenta en bandeja de oro las subidas de las últimas dos sesiones que le acercan a la resistencia psicológica de los 9.000 puntos. En esta bandeja un canapé –o acción- llama la atención a los expertos sobre todos los demás: Telefónica. La operadora no es de los valores grandes que más se hayan revalorizado estos días, sin embargo, muestra mayor fortaleza técnica a corto plazo que el resto. Así pues, desde Renta 4 explican que “la superación de la resistencia en 10,45 euros sería la confirmación de la ruptura de la directriz bajista. El precio trata de construir una base en niveles de 9,85-10 euros, por lo que compraríamos con afán especulativo situando el stop por debajo de este nivel”. Roberto Moro, de Apta Negocios, además, afirma que “de tomar posiciones en el Ibex 35 actualmente sólo lo haría en Telefónica, siempre y cuando mantenga los 10 euros a precios de cierre”.

Pero, ¿hasta dónde tiene potencial Telefónica a corto plazo? “encuentra resistencia en los 11 euros. Actualmente está dibujando un banderín, formación de consolidación alcista. Tenemos el cruce de la media de dos sesiones, la de 60 ha cruzado a la de 200, lo que denota fortaleza, por lo que podríamos tener impulsos alcistas para atacar los 11,60 euros en el medio plazo y, en el corto, los 10,89”, indica Juan Enrique Cadiñanos, jefe de mesa de Hanseatic Brokerhouse.

COTIZACIÓN TELEFÓNICA:


Desde el punto de vista técnico, Telefónica invita a las compras, sin embargo, desde el fundamental, ofrece aún dudas, lo que respalda la idea de que mejor limitarse a especular en el valor. Hay que tener en cuenta que “la realidad del sector telecos – no sólo en España sino en Europa- muestra crecimientos prácticamente planos, rentabilidad decreciente y no hay que olvidar que Telefónica tiene más de 70.000 millones de euros de deuda que, si lo miramos en perspectiva, al final estamos comprando la deuda de la compañía”, indica Alberto Roldán, Analista independiente. Telefónica ha reducido su endeudamiento neto hasta los 52.800 millones de euros, gracias a las desinversiones y refinanciaciones realizadas en los últimos meses. El ratio de deuda frente a Oibda se sitúa ahora en 2,44 veces, en línea con el objetivo de la empresa de bajarlo hasta 2,35 veces a final de año.

El sentimiento del inversor mostró un vuelco total en Telefónica desde que la acción marcara mínimos anuales este verano. A principios de año se acumulaban los consejos de venta del valor, mientras que, desde julio, las recomendaciones se han pasado al lado positivo.

El precio objetivo de la acción, según el consenso recogido por FactSet, se sitúa en los 11,80 euros, un 16% por encima de los niveles actuales de cotización.

Su PER es de 8,43 veces, lo que implica que está más cara que su competidora gala France Telecom (6,26 x), pero mucho más barata que su homóloga germana, Deutsche Telekom (12,70 x).

A finales de octubre Telefónica sacaba a cotizar su filial alemana, Telefónica Deutschland Holding A.G. Esta compañía comenzaba su andadura por el parqué germano a un precio de 5,60 euros por acción. Actualmente cotiza 5,67 euros, por lo que se ha revalorizado un 1,25%. Gracias a esta salida Telefónica podrá reducir su deuda en 3.183 millones de euros. Cabe destacar que Telefónica Deutschland, que publicó sus cuentas un día antes que la matriz, triplicó sus beneficios en los nueve primeros meses del año, hasta 108 millones de euros. En cambio el beneficio de la filial en Brasil, el principal mercado de Telefónica por número de clientes, cayó un 17,5%.