Unos la llaman Telefónica, otros Movistar pero, en en cualquier caso, esta compañía es protagonista indiscutible de la sesión. La operadora de César Alierta ha presentado hoy sus cuentas del primer trimestre del año, durante el cual ganó 1.656 millones de euros y, además, no cesa en su intento de avanzar cual gigante por tierras emergentes para seguir granjeándose la recomendación de los expertos.
El beneficio de Telefónica sigue en aumento. La mala situación económica de España y la caída de los ingresos registrados en nuestro país no parecen haber tenido impacto en las cuentas de la operadora, que ganó 1.656 millones de euros en el primer trimestre del año, un 2% más respecto al mismo período del año anterior. La operadora sin embargo se ha apresurado a confirmar objetivos para 2010 así como el reparto de un dividendo de, al menos, 1.75 euros por título en 2012.

Y es que parece que la compañía que preside César Alierta no deja de sorprender al mercado. Hace unos días asombraba una oferta por valor de 5.700 millones para controlar el 50% de Brasilcel, compañía dividida al 50% entre Portugal Telecom y Telefónica. El objetivo final de todo esto es quedarse con el operador brasileño Vivo pues éste es una mina de oro para ambas compañías y, en el caso de la empresa lusa aún más. Vivo sustenta básicamente las cuentas de Portugal Telecom, como recuerda Guillermo Escribano, gestor de fondos de Metagestión, ya que “supone el 80% de su negocio” y, tanto a PT como a Telefónica les “merece la pena fortalecer su posición en la compañía y en el país”, dice el experto. Por ello, no es de extrañar que Portugal Telecom rechazara de lleno la proposición indecente de la multinacional española. Ante este bandazo, ¿qué opciones le quedan a Telefónica? según Iván San Félix, analista de Renta 4:

- vender su participación en Vivo e intentar comprar TIM Brasil a Telecom Italia.
- Dar acceso a Portugal Telecom a su operador brasileño de telefonía fija (Telesp) e intentar así buscar sinergias.
- Subir la oferta por Vivo.

Esta última sería la posibilidad que debería explotar Telefónica, según Álvaro Blasco, directo de Atlas Capital, pero, el actual precio ofrecido ya es “exageradamente elevado”, dicen en Inverseguros, pues “en la práctica, Telefónica estaría pagando por el 35% del capital de Vivo que no controla 6.300 millones (30% de PTE en Brasilcel, y 3,8% Minoritarios). Esto implicaría valorar las acciones ordinarias de Vivo a 11.400 millones, un 150% por encima de lo que cotiza actualmente”.

La actual participación de Telefónica en el operador móvil carioca le es gratificante para sus cuentas pero, con la sumisión de Portugal Telecom, en cambio, la española “conseguiría matar dos pájaros de un tiro porque se quedaría íntegramente con Vivo, no lo compartiría y eliminaría a su competidor”, dice Escribano. A la larga, sin embargo, “si no consigue el 100% de Vivo, no le convendrá compartirla con una participación como la actual”, considera el experto.

Mientras se decide si Telefónica ahonda sus raíces en tierras brasileñas o no, los expertos lo tienen claro: es un valor a tener en cartera. Razones le sobran a Iván San Félix para recomendarla: “es la compañía con mejores perspectivas del sector europeo por su exposición a Latinoamérica que le ha ayudado a superar la crisis, tiene unos niveles de endeudamiento razonables, produce mayor flujo de caja y reparte más dividendo que otras compañías del sector”.