El cierre de esta semana ayudará a decantar un poco la balanza.
En estos momentos el sesgo del precio es bajista por las siguientes razones, las medias móviles de largo plazo se encuentran cruzadas a la baja, el volumen de negocio no termina por repuntar (ver índice de volumen positivo en ventana intermedia) y la serie de precios perfila una estructura de máximos / mínimos crecientes.

En este contexto un cierre semanal inferior a la zona de apoyo clave comprendida entre 15,79 / 15,68 confirmaría los signos de cansancio e incrementaría el riesgo de cesiones con un primer objetivo en el mínimo anual situado en 15,07. Sin embargo, si el precio consigue aguantar niveles y cerrar más próximo a 16,12, nivel de cierre de la semana pasada, nos encontraríamos con un martillo, formación de giro al alza con datos semanales, que favorecería un rebote.


Telefónica en gráfico diario