Suzuki Motor Corp. dijo el martes que tiene 71.600 millones de yenes -525 millones de euros- en créditos, inversiones y garantías de deuda a empresas afiliadas a General Motors (GM), que el lunes se declaró en bancarrota. Suzuki tiene 29.400 millones de yenes en créditos a empresas afiliadas a GM, 4.100 millones de yenes en inversiones y 38.100 millones de yenes en garantías de deuda.
Según un comunicado del cuarto fabricante de vehículos de Japón, la cantidad estimada corresponde a cerca del 9,6% de los activos netos del Grupo Suzuki.

El fabricante japonés publicó el martes un documento en el que se detallaba la relación financiera con el primer fabricante estadounidense, GM, que el lunes se acogió al Capítulo 11 de quiebras ante un tribunal de Nueva York.

Suzuki dijo además que si considera necesario revisar sus previsiones de beneficio para el actual ejercicio fiscal, que finaliza en marzo, lo anunciará en cuanto sea posible.

"Entendemos que esta cuestión (la bancarrota) tendrá únicamente un efecto limitado en nuestro negocio", dijo en otro comunicado el presidente de la compañía, Osamu Suzuki.

Por su parte, General Motors Asia Pacific (Japón) dijo que continuará normalmente con sus actividades a pesar de la bancarrota.

"Con la nueva GM como compañía matriz, continuaremos las operaciones como anteriormente", dijo el presidente la división nipona de GM, Rick Brown, citado por la agencia local de noticias Kyodo.

Brown apuntó además a que por el momento no hay planes de recorte de plantilla de GM en Japón.