Los pedidos de fábrica de Estados Unidos subieron un 1,4% en febrero, después de haber caído un 1,1% en enero, dato este último corregido hoy una décima a la baja.

El dato ha sido algo más flojo de lo que esperaba el mercado. Los analistas consultados por Bloomberg esperaban de media un aumento del 1,5%.