El vicecanciller alemán, ministro de Exteriores y candidato socialdemócrata (SPD) a la Cancillería, Frank Walter Steinmeier, propuso hoy la creación urgente de una "task force", una fuerza de intervención inmediata para salvar a Opel. El grupo de trabajo formado por altos funcionarios tendría la misión de aclarar en un plazo máximo de 60 días el futuro de la firma automovilística, filial del grupo estadounidense General Motors y en grave situación financiera. Steinmeier subrayó en Berlín que al gremio deben pertenecer representantes de todos los ministerios afectados y expertos con prestigio del mundo del automóvil. Asimismo, comentó que, tras las decisiones tomadas en Estados Unidos con la dimisión del hasta ahora presidente de GM y el anuncio de ayudas al sector del automóvil por parte de Washington, Opel ha recibido "un respiro".