Standard & Poor's, una de las mayores agencias de calificación, podría revisar dentro de poco su metodología a la hora de establecer el rating de los bancos de cualquier parte del mundo, según una propuesta que ha puesto en marcha la propia agencia.

JPMorgan Chase, Wells Fargo
y otros grandes bancos anunciaron durante las pasadas semanas unos resultados trimestriales impresionantes -indicador de que mantendrán sus actuales niveles máximos de rating.

Pero bajo la nueva propuesta de S&P, la agencia podría prestar menos atención a estos resultados finales, y examinar más a fondo las reservas de la entidad y cómo harían frente a condiciones de mercado adversas.

La agencia señala que su propuesta significa un "profundo cambio" para afrontar la actual crisis financiera, en los que muchos bancos tuvieron que ser rescatados por el gobierno.