Primer banco de la mañana en hacer públicas sus cuentas. El británico ha obtenido  un beneficio de 2.570 millones de dólares (1.806 millones de euros) en el primer semestre, casi 200 millones por encima de la previsión de los analistas.


Las ganancias del segundo banco británico por capitalización bursátiles, con fuerte presencia en Asia, se vieron impulsadas por el resultado récord alcanzado en Hong Kong, que compensó la caída del negocio en India.

El consejero delegado del grupo, Peter Sands, ha afirmado que "debido a los mercados en los que operamos y a la situación de nuestro negocio, esperamos mantener un crecimiento a dos dígitos de los ingresos para 2011". Standard Chartered lleva siete años seguidos obteniendo beneficios récord, algo que espera repetir este ejercicio.

Sands ha insistido en que este año el banco conseguirá mantener el crecimiento de los costes en línea con el aumento de ingresos, para estabilizar la eficiencia.

El pasado junio, el director financiero del banco, Richard Meddings, pronosticó que, para finales de año, la entidad habrá incrementado su plantilla en unos mil empleados, frente a los recortes anunciados por la mayoría de sus competidorse. HSBC dijo esta semana que podrá prescindir de hasta 30.000 empleos para 2013, mientras que Barclays prevé recortar este año 3.000 puestos de trabajo.