La agencia de calificación crediticia Standard & Poor's (S&P) retiró hoy la vigilancia negativa sobre el 'rating' a largo plazo de Enel tras constatar que la reciente ampliación de capital por 8.000 millones realizada por la eléctrica italiana ha reforzado su estructura financiera. En un comunicado, la agencia mantiene en 'A-' (peor nota dentro de la calidad buena) y en 'A-2' (nota media dentro de la calidad buena) los 'rating' a largo y corto plazo, respectivamente, del grupo presidido por Piero Gnudi. "La decisión sobre el 'rating' muestra que, desde nuestro punto de vista, Enel ha fortalecido su estructura de capital y reducido los riesgos financieros tras la reciente ampliación de capital por 8.000 millones", afirma S&P.