La agencia de calificación crediticia Standard & Poor's (S&P) rebajo de 'BBB+' (mejor nota de la calidad aceptable) a 'BBB' (nota media de la calidad aceptable) a largo plazo y de 'A-2' (calidad buena) a 'A-3' (calidad aceptable) a corto plazo los 'rating' de ArcelorMittal tras constatar la "severa" contracción del negocio del acero a nivel internacional. "La bajada responde a la severa contracción actual en el sector del acero a nivel global y su impacto sobre los principales parámetros crediticios de ArcelorMittal", señala la agencia, que también ha decidido situar la compañía en vigilancia negativa a la vista de la complejidad del entorno.