Standard & Poors reafirmó su calificación crediticia sobre Iberdrola a largo plazo en "A-" y a corto plazo en "A-2", al igual que el de la escocesa Scottish Power. La perspectiva que maneja esta firma de riesgo a largo plazo para la utility española ha pasado a estable desde negativa.