Standard & Poors (S&P) prevé que el PIB español crezca un 2,5% en 2008, ocho décimas por debajo de la previsión oficial del Gobierno, del 3,3%, según informaron a Europa Press fuentes de la agencia de calificación. Este menor crecimiento de la economía española será consecuencia de la ralentización en el sector de la construcción, que restará cerca de 1,2 puntos en el crecimiento económico de España a partir de 2008, según un estudio publicado hoy por la firma sobre los efectos de la crisis inmobiliaria en España, Irlanda y Reino Unido. En el escenario planteado por el informe del S&P, la economía española y la irlandesa mantienen una gran exposición a los efectos directos de la ralentización del mercado inmobiliario en el sector de la construcción, debido a que gran parte de la producción económica esta asociada al sector y a que también dependen del mismo una gran cantidad de empleos.