Standard & Poor's (S&P)  ha mejorado la calificación crediticia de Banco Sabadell, que abandona el bono basura, por la mejora de sus ratios de capital y de la calidad de sus activos.

La entidad ha explicado a través de un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que S&P  ha subido la calificación crediticia de Banco Sabadell a largo plazo a BBB- desde BB+ y a corto plazo a A-3 desde B, manteniendo la perspectiva positiva.

Con esta subida de rating Banco Sabadell vuelve a alcanzar el nivel de Investment Grade.

"A partir de finales de 2017, el ratio de capital ajustado al riesgo debería situarse a un nivel sosteniblemente superior al 7 por ciento, teniendo en cuenta la generación de capital de forma orgánica, emisiones de productos híbridos y la anunciada venta de su filial en EEUU", ha dicho la agencia de rating estadounidense.

La perspectiva del rating sigue siendo positiva, lo que refleja la posibilidad de una nueva mejora del mismo en un entorno económico y financiero más favorable en España.

Según Banco Sabadell, S&P ha valorado para esta subida que la entidad ha continuado fortaleciendo su solvencia y continúa progresando en la evacuación de riesgos de su balance.

Adicionalmente, la agencia de calificación ha incrementado el rating de la deuda subordinada y de las acciones preferentes de Banco Sabadell en dos escalones, situándolo en BB y B, respectivamente.