La agencia de calificación Standard & Poor's (S&P) calcula que la reestructuración financiera en España costará entre 30.000 y 35.000 millones de euros, que irán destinados en su mayoría al sector de las cajas de ahorros. Estos recursos suponen entre el 30% y el 35% de los del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), que cuenta en la actualidad con 12.000 millones de euros, pero tiene capacidad de endeudamiento hasta 99.000 millones, según precisó la analista de S&P Elena Iparraguire.