La agencia de calificación crediticia Standard & Poor's (S&P) considera que la reordenación financiera española se llevará entre el 30% y el 35% de los recursos de los que puede disponer el Fondo para la Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), es decir, entre 30.000 y 35.000 millones.