En sendos comunicados, S&P señala además que la calificación tanto de REE como de Enagás se mantienen en AA- a largo plazo (tercera nota dentro de la calidad superior) y en A-1+ a corto plazo (calidad extrema).
 
Tras recordar la rebaja de rating aplicada a España, la agencia reconoce no haber apreciado en la calidad de los gestores de las redes ninguna evidencia de cambio como resultado del deterioro de la calificación soberana.