La compañía japonesa ha anunciado que espera unas pérdidas netas de 260.000 millones de yenes, frente al pronóstico anterior que estimaba un beneficio de 70.000 millones de yenes, 860 millones de dólares.


Sony ha tenido que hacer frente al terremoto de marzo y, más recientemente, a una serie de ataques de hackers. Se prevé que anuncie sus resultados para todo el año fiscal este jueves.

El fabricante de las televisiones Bravia ha estimado el impacto del seísmo este año en 150.000 millones de yenes a nivel operativo. En relación con los ataques que obligaron a cerrar PlayStation Network, la compañía anunció una estimación en pérdidas de 14 millones de yenes.

El año fiscal de Sony tarmina en marzo. La empresa creadora de la PlayStation había estimado antes del terremoto y del tsunami del 11 de marzo un beneficio de 2.400 millones de dólares, 200.000 millones de yenes, según la CNBC.

Para el consejero delegado de la empresa, Howard Stringer, este iba a ser el año de Sony. Shiro Mikoshiba, analista de Nomura Holdings, ha dicho que “Sony anunció que éste iba a ser su año, pero parece como si les hubieran dado un puñetazo en el ojo”. Ha añadido que en términos de ganancias, “van a tener que esperar probablemente unos seis meses más o menos antes de que podamos ver unos resultados impresionantes”, tal y como informa Bloomberg.

La empresa que inventó el Walkman estaba preparándose para lanzar su nueva versión de la PSP y su primera tableta para Christmas. La división de juegos que perdía dinero, había vuelto a ser rentable y Stringer había elegido a Kazuo Hirai como su sucesor. Eso fue hace tres meses.

Las acciones de la compañía japonesa caen un 3,51% y se sitúa en los 26,10 dólares a estas horas de la tarde.