El gigante electrónico Sony ha puesto en marcha medidas para acceder a liquidez, como es la puesta en venta de 220.000 millones de yenes en deuda para aumentar su capital. Una operación que se trata de la mayor de su historia y que sigue a las pérdidas anunciadas el pasado mes de mayo de 761 millones de euros para el año fiscal 2008.
La emisión de deuda se estructurará en tres partes: un grueso de 110.000 millones de yenes a un vencimiento de 5 años, 60.000 millones a 3 años y 50.000 millones a 10 años, según el comunicado publicado hoy por Sony. Las obligaciones tendrán una calificación de riesgo de "A3", según Moody's, después de que fueran reducidas el pasado mes un grado hasta situarse en el cuarto nivel más bajo en una escala de diez.

La división de cámaras y televisiones han sufrido especialmente la caída de las ventas debido a la crisis y la fortaleza del yen a la vez que la empresa se enfrenta a nuevos gastos de reestructuración.

Otras emisiones niponas


En lo que va de año las emisiones de deuda de las empresas niponas han alcanzado los niveles más altos de la última década. El japonés Panasonic, uno de los principales competidores de Sony, emitió 400.000 millones de yenes (2.922 millones de euros) de deuda en marzo para hacer frente a las pérdidas. Sony pretende además reducir sus gastos para hacer frente a la crisis con el recorte de 16.000 empleos y el cierre de plantas en todo el mundo.