El vicepresidente segundo del Gobierno, Pedro Solbes, se mostró hoy "bastante satisfecho" con los resultados de la cumbre del G20 de Londres, pues ha habido un "importante avance" tanto en la coordinación del impulso fiscal para salir de la crisis como en la reforma del sistema financiero internacional. Solbes, que ayer participó en la reunión de Londres, se expresó así en declaraciones a los periodistas a su llegada al Consejo informal de Ministros de Finanzas de la UE (Ecofin) que hoy comenzó en Praga.
Entre los progresos logrados en la capital británica, el titular de Economía y Hacienda destacó el acuerdo para inyectar a la economía una cantidad de dinero significativa, con esfuerzo de todos los países.

Según el anfitrión de la cumbre, el primer ministro británico, Gordon Brown, los socios del G20 van a gastar hasta 2010 alrededor de 5 billones de dólares con objeto de reactivar la maltrecha economía global.

Pero Solbes subrayó que también se avanzó "muchísimo" en la cuestión, más a medio plazo, de la reforma del funcionamiento de los mercados y de las instituciones financieras multilaterales.

La idea, explicó, es diseñar un nuevo sistema financiero que garantice la regulación y vigilancia de todos los productos y jurisdicciones, no como en el pasado, cuando había productos exentos de normas y territorios no sometidos a supervisión.

Apuntó, como la novedad más mediática, la intensificación de la lucha contra los "paraísos fiscales", aquellos países o territorios que no colaboran en el intercambio de información fiscal.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) hizo ayer pública una nueva lista de centros financieros no cooperantes, que sitúa a Costa Rica, Uruguay, Malasia y Filipinas como los territorios que menos colaboran.

También apunta a Suiza, Chile, Guatemala, Brunei, Singapur y tres Estados miembros de la UE -Austria, Bélgica y Luxemburgo- que, aunque se han comprometido a respetar los estándares internacionales, todavía no lo hacen de forma sustancial.

En mejor situación aparecen Andorra, Gibraltar, Mónaco, Panamá y San Marino.

Solbes indicó que, además de eso, también ha habido avances en otros temas más técnicos, pero muy importantes, como la exigencia de nuevos requisitos de capital a los bancos, para asegurar que se doten de reservas en los buenos tiempos que les permitan resistir cuando la situación se complique.

Señaló que así es el sistema que se ha aplicado en España, "que ha funcionado bien en la crisis".