El vicepresidente económico, Pedro Solbes, ha avanzado que la economía creció "en el entorno del 3,5%" en el cuarto trimestre de 2007, tres décimas menos que en el trimestre anterior, lo que supone, a su juicio, un crecimiento "muy robusto". En una comparecencia en la Comisión de Economía y Hacienda del Congreso para informar sobre la actual coyuntura económica, Solbes achaca esta "gradual desaceleración" a una "coyuntura internacional menos favorable y a un progresivo ajuste en el sector inmobiliario".
Además, el vicepresidente económico del Gobierno ha asegurado con un "no categórico" que el reciente repunte de la inflación "refleje problemas de fondo de la economía española". Así, ha afirmado que "las tensiones sobre los precios no serán duraderas, siendo previsible que la inflación retorne a sus niveles habituales a partir de la primavera de este año". Concretamente, Solbes ha señalado que estas presiones inflacionistas "se agotarán en sí mismas". No sorprende la desaceleración Solbes ha asegurado que la desaceleración no es ninguna sorpresa para el Gobierno y es "natural" y "saludable", porque supone que hay un "mayor grado de equilibrio" en la composición del crecimiento y un "creciente protagonismo de la productividad", lo que hace asentar el crecimiento en "bases más sólidas". El crecimiento estimado del cuarto trimestre, añade, habrá llevado a que el PIB aumente en consonancia con lo previsto por el Gobierno, el 3,8% en 2007, y la gradual desaceleración conducirá a una tasa del 3,1% para este año. El ministro de Economía y Hacienda ha recordado que el ritmo de crecimiento que se calcula para este año es "similar" al que existía en 2004, cuando los socialistas llegaron al Gobierno. Por eso ha lamentado, sin citar expresamente al PP, que lo que se ha calificado como una "herencia económica inmejorable" sea hoy "motivo de alarma y de interpretaciones catastrofistas". Creación de empleo Por otra parte, Solbes ha asegurado que la creación de empleo está manteniendo su dinamismo, y tanto la tasa de desempleo como las de actividad y ocupación siguen en sus mejores registros históricos. Aunque ha reconocido que la atenuación del crecimiento tendrá una "cierta incidencia" sobre estos datos de empleo, "no cabe pensar en un cambio significativo en la situación actual" y en España se seguirán creando puestos de trabajo a un ritmo "notable", aunque algo menor que el de esta Legislatura. En este sentido ha subrayado que la creación de tres millones empleos que se habrá conseguido en estos cuatro años es un logro "difícilmente irrepetible". Repaso a los logros económicos Solbes ha repasado los logros económicos de la actual Legislatura y ha recordado que el PIB ha crecido una media del 3,7%, mientras que la inversión ha aumentado "rápidamente" -tanto la pública como la privada-, lo que ha permitido que la productividad esté creciendo a tasas cercanas al 1%. Tras subrayar la creación de empleo y la tasa histórica de paro en el entorno del 8%, Solbes ha insistido en el "cuantioso superávit" de las cuentas públicas registrado en estos cuatro años, que ha permitido una importante reducción de la deuda pública. También ha recordado que en esta Legislatura la renta per cápita se ha incrementado el 26% hasta los 23.500 euros, superando la media de la Unión Europea (UE). Solbes insistió en defender la gestión del Gobierno, cuya política, dijo, ha "contribuido a dinamizar algunos de los sectores de futuro de nuestra economía", a los que se ha dado "amplias posibilidades" para que tomen el relevo de la construcción como motores económicos del país.