El vicepresidente segundo del Gobierno, Pedro Solbes, aseguró hoy que el Ejecutivo lleva cuatro años preparándose para las "vacas flacas" y se ha preocupado por tener un superávit presupuestario para contar con margen de maniobra. En una entrevista a Onda Cero, aunque reconoció que la economía se está desacelerando y la inflación registra altos índices, añadió que es "absolutamente falso" que el Gobierno no haya abordado reformas para combatir la inflación.
El ministro de economía, Pedro Solbes, subrayó que la cifra de diciembre refleja una situación "puntual" de crecimiento, pero la media anual de inflación es del 2,8%, la más baja desde 1999. Aunque reconoció que el ciudadano percibe estos datos de otra forma, recordó que se han acometido reformas en el sector de las telecomunicaciones, el financiero o el mercado laboral, entre otras, aunque "la gran reforma" con respecto a hace cuatro años ha sido que hoy hay tres millones más de personas trabajando. También destacó la fuerte inversión, a pesar de que la mitad se ha dedicado a vivienda, y recordó la bajada sustancial de la deuda pública y la consecución de cuatro superávit, el último, del 1,8% del PIB. Solbes recordó que el precio del petróleo ha aumentado de forma "espectacular", si bien advirtió de que sus alzas se deben trasladar a los precios de consumo y no deben compensarse desde la administración, porque no es "ni justo ni eficiente" que el Gobierno las pague con los impuestos de los españoles, sino que "quien consume más energía es quien debe pagar más". Solbes consideró que la política monetaria es la mejor fórmula para combatir la inflación, aunque al mismo tiempo se pide al Banco Central que no suba los tipos de interés, "cosa que me parece bastante razonable en la situación actual", Así, en su opinión, "debemos convivir" con un mundo de precios altos y una política monetaria que no debe ser tan agresiva. El vicepresidente dijo que no se puede resolver el problema de la inflación con recetas mágicas (en referencia al decreto de ley "brutal" anunciado por Miguel Arias Cañete), sino que las medidas deben ser "serias, pensadas y hacerse a largo plazo", como "hemos intentado hacer en los últimos cuatro años". "Entiendo que hay familias agobiadas" por la subida del pan, la hipoteca o la gasolina, dijo, pero es cierto que la renta aumenta y la disponibilidad de los hogares se incrementa globalmente aunque cada caso individual sea distinto. Según Solbes, España es uno de los países que peor utiliza la energía, problema que "no se soluciona con un decreto de ley brutal", y que debe asumirse por parte de Gobierno, empresas y ciudadanos. Con respecto a las reformas fiscales, Solbes anunció que si la economía crece al ritmo del 3%, de lo que se mostró "convencido", y se tienen recursos, se harán esfuerzos "específicos" para favorecer a las rentas más bajas.