Sol Meliá propondrá este miércoles a la junta general de accionistas el pago de un dividendo neto de 0,0439 euros por título.

Esta retribución estaría a cargo de las reservas voluntarias de libre disposición, para lo cual dispondrá de 10 millones de euros del resultado del ejercicio de 2010, según se desprende del informe de gestión de las cuentas anuales formuladas por el consejo de administración.

El consejo de administración solicitará también autorización para acordar la ampliación de capital, con arreglo al art. 297 de la Ley de Sociedades de Capital, y la delegación al mismo para la exclusión del derecho de suscripción preferente, dejando así sin efecto la autorización conferida el 1 de junio de 2010.