Sol Meliá busca "captar y fidelizar clientes a largo plazo" y combatir la "desestacionalización" a través del club vacacional de la compañía, creado en 2004 y que actualmente cuenta con 25.000 socios, de ellos 2.000 españoles, como complemento a su negocio hotelero y en momentos en los que la ocupación es "muy necesitada". En una rueda de prensa en Madrid, el director general de Sol Meliá Vacation Club (SMVC) para España, Juan Gil, destacó que aunque "legalmente hablando" el modelo es el del tiempo compartido, la oferta de SMVC difiere totalmente porque conviven la actividad hotelera, con el valor añadido de la atención al cliente, y la "comodidad e intimidad" de las unidades específicas del club vacacional.