Societe Generale ha decidido elevar la recomendación de Indra desde mantener hasta comprar. Las acciones de la compañía tecnológica cedieron en la última sesión un 0,88 por ciento hasta los 18,12 euros. En lo que va de año, acumulan un retroceso del 2,63 por ciento.