El fabricante checo de automóviles Skoda, del grupo Volkswagen, cerró el primer trimestre del año con un beneficio operativo de 2.600 millones de coronas (101 millones de euros al cambio actual), lo que supone multiplicar por más de tres las ganancias obtenidas en el mismo período de 2009, anunció hoy la compañía. La cifra de negocio de la corporación se situó en 52.500 de coronas (2.053 millones de euros) entre los pasados meses de enero y marzo, lo que se traduce en una progresión del 32% en comparación con el mismo período del ejercicio precedente.