El fabricante checo de automóviles Skoda-Auto, perteneciente al grupo Volkswagen, cerró el pasado año con un beneficio neto de 3.462 millones de coronas suecas (136,5 millones de euros), lo que supone un descenso del 68% en comparación con el ejercicio anterior. La empresa explicó que, tal y como estable previsto, 2009 ha sido incluso peor para la empresa que el "problemático" ejercicio de 2008, como consecuencia del impacto sobre sus resultados económicos de los efectos de la crisis económico-financiera.