Situación lateral a corto plazo amenazada por una rebaja del rating de EE.UU. que podría llevar los índices un 10% por debajo del nivel actual en las próximas semanas previsión fuertemente alcista para el último trimestre del año.


Corto Plazo: Máximos decrecientes y mínimos crecientes en un verano que se mantiene en el rango lateral. En el corto plazo el S&P tiene el techo establecido en 1340-1360 puntos y soporte en 1296 puntos. En la proximidad de dicho nivel y después de las caídas de los últimos días cabe esperar algún rebote de tipo técnico, aunque el índice volverá a tocar la media de 200 sesiones del mismo modo que hizo en junio. Indicadores de sentimiento en situación neutral.





Largo Plazo: Mantenemos nuestra posición alcista por encima de 1250 puntos, que debería ser la base desde la que se retomen las alzas en el último trimestre del año, una vez finalizado el período estacional de debilidad en el que nos encontramos. Desde nuestro punto de vista, todavía no hemos visto los máximos de este año. Objetivo para final de año en 1420-1440 puntos.



Riesgos: Aunque el soporte principal está en 1250 puntos, trabajamos con el escenario de una rebaja en la calificación crediticia de Estados Unidos que podría enviar los índices un 5%-10% abajo desde el nivel actual. En esa situación esperamos que se pierda el nivel significativo de la media de 200 sesiones y los índices caigan hasta la zona de 1200-1220 puntos del S&P, soporte que debería resistir. Solamente su pérdida invalidaría nuestra previsión para final de año.